• Admin

Comer Emocionalmente: Claves para lidiar con el comer emocional




La comida es parte esencial en nuestra vida, de hecho para estar vivos necesitamos comer y uno de nuestros primeros contactos al nacer con mamá cuando nos amamanta. Ese contacto con mamá y esa primera relación con la comida al ser amamantados, y el placer que nos da cuando amamantamos.

La comida y ese acto al comer nos da placer, nos da consuelo, nos nutre física y emocionalmente, nos da un sentido de seguridad y de amor. Cuando comemos emocionalmente, seleccionamos la comida en muchas ocasiones por mucho control en nuestra vida personal, profesional, emocional, y con la propia comida. Por ejemplo: el restringir tanto la comida y deprivarnos de la misma por una creencia de que el comer nos va a engordar, y que para poder tener el cuerpo ideal “el flaco o Delgado” no podemos comer tanto, hay que comer poco, consumir pocas calorías, sin grasa. El querer controlar tanto la comida, nos lleva a tener atracones. Controlas tanto que terminamos en un desbalance en otra área en nuestra vida, o en mi relación con la comida.

Otras razones por las cuales seleccionamos la comida y no otra cosa es cuando no estamos llevando la vida que queremos llevar, hay alguna inconformidad en mi vida, pero no nos hemos dado cuenta todavía qué es, y ahí utilizamos la comida en muchas ocasiones para llenar un vacío. He visto que nos pasa mucho a las mujeres. En varias clientas que he atendido, ellas y yo hemos encontrado que tienen un vacío por fallecimiento de familiares, falta de pareja, soledad. Tenemos atracones por ese vacío.

¿Por qué la comida y no otra cosa? Primero la tengo accessible, la necesito para poder vivir, y la tengo en mi casa. Pero el qué como, cómo me lo como, para qué me lo como, tiene que ver mucho con estos otros asuntos que acabo de describir.

Por ejemplo actualmente con la pandemia: ¿cuántos de nosotros no hemos comido demás, cuántos no hemos comido emocionalmente? ¿cuántos no hemos aumentado de peso? El nivel de estrés y ansiedad por no poder salir y hacer lo que usualmente hacemos, lo más accessible que tenemos es la comida y ahí la agarramos. Es como un soother, bobo, nos da placer, seguridad. El comer emocional con la pandemia ha sido además miedo a no tener acceso a la comida.

He tenido muchas clientas que han venido en estos momentos con la pandemia por comer emocionalmente, y lo honramos, agradecemos el regalo del atracón, cuál es ese mensaje que le trae ese comer demas ese atracon. Han aprovechado este momento de encierro para su autocuidado.

Las emociones no son malas son simplemente emociones. El taparlas, o quedarnos atrapadas en nuestro cuerpo y no permitir sentirlas en nuestro cuerpo termina enfermando nuestro cuerpo. Tenemos que dejar entrar las emociones y dejarlas ir. La represión de nuestras emociones sale como un habito no deseado, un sintoma no deseado, una conducta no deseado. Cuando juzgamos el comer demás, lleva un atracón automático y nos crea sufrimiento.

La relación emocional con la comida no debemos verla como negativa sino cuando nos pasa que nos dice ese comer emocional, qué mensaje nos da, que nos está diciendo nuestro cuerpo. El cuerpo habla y tiene sabiduría. ¿Es que estoy hambrienta por tanta restricción y control con la comida o tu vida? Estoy tratando de llenar un vacío.


Desde mi perspectiva, no existe una oposición tajante entre el hambre emocional versus el hambre verdadera. Lo que comúnmente conocemos como hambre verdadera es el hambre física o fisiológica. El sentir hambre verdadera o hambre física, es cuando nuestro cuerpo necesita comer, y necesita un balance de macronutrientes (proteinas, grasas saludables, carbohidratos) para satisfacer tu hambre y comes 3 veces al dia y sus meriendas. Para poder satisfacer nuestra hambre fisiológica debes nutrir tu cuerpo al menos con alimentos de calidad y tienes un balance de nutrientes y te sientes satisfecha.


A veces aún cuando comemos así, sentimos hambre porque no comimos estando relajados, comemos rápido, y no estando presente con la comida. De esa manera podemos comer mucha comida y todavía el cuerpo no pudo asimilar que comió, ni pudo digerir la comida; por tal muchas veces comemos demás, de hecho nos pasa cuando hemos estado mucho tiempo sin comer, y nos queremos comer hasta el plato si nos dejan. Entonces si existe deprivación de comida durante el día, si podemos comer mucho y todavía sentir hambre física.


El hambre emocional se da cuando hay altos niveles de estrés, cuando no estamos satisfechos con la vida que estamos llevando, cuando estamos aguantando y suprimiendo una emoción, estamos queriendo controlar mucho en nuestra vida. El hambre emocional puede tener variantes del hambre físico también. Por ejemplo, tengo clientas que experimentan hambre emocional pero también ese hambre emocional se recrudece ya que quieren tanto deprivarse por ejemplo del placer y de la comida que terminan con atracones. Por eso cuando trabajo con mis clientas se trabaja tanto con: qué comen, cómo comen, la relación de la comida con su vida. Cómo llevan su vida y cómo su vida también tiene una relación directa con su vida alimentaria y su salud. A continuación algunas claves para lidiar con el comer emocional.


Claves para lidiar con el comer emocional:

  1. Comer sus 3 comidas y meriendas

  2. Comer lo más fresco posible y orgánico en la manera que podamos

  3. Bajar los niveles de estrés, relajarse en su vida y con la comida.

  4. Realizar 7-10 respiraciones antes de cada comida.

  5. Comer estando presente, comer lento y suave, con placer. Comer sintiendo placer.

  6. Ver el comer emocional no como algo negativo sino no querer controlar el comer emocional, y aceptarlo. Es lidiar con el, no tartar de controlarlo, disfrutarlo, cuál es el mensaje del mismo, que te está diciendo tu cuerpo, escucha tu cuerpo, que te dice el hambre, no lo juzgues y disfrutala.

  7. Qué otras cosas, o formas puede la persona nutrirse a parte de la comida.

Una de las manifestaciones del comer emocional, pueden ser los atracones. Les incluyo unas recomendaciones que nos podrían ayudar.



Si quieres trabajar el comer emocional conmigo, y tener una mejor relación con la comida, puedes coordinar una cita para coaching conmigo: https://CoachPsicologiAlimentacionPRCitas.as.me/