Deja de aguantar el hambre:  5 Pasos para sentirnos bien durante el día


La sociedad nos ha enseñado, en especial a las mujeres que no está bien sacar tiempo para comer. Existen otras cosas más importantes que la comida. Nuestro cuerpo queda entonces a última instancia, siendo otras las prioridades. Recuerdo cuando de pequeña nos decían de forma molesta: “los González se ponen cranky cuando tienen hambre, y hay que parar para resolver”. ¿PARAR?La comida, aquello que es de vital importancia para subsistir, se ha puesto a último término por la cultura de las dietas, y la industrialización (a través de la cultura del trabajo). Existe un mal entendido, en donde el no comer es sinónimo de: “ser flaco”, “no estar gordo”, “tener el cuerpo perfecto”.

La generación de mis papás los “llamados baby boomers”, clase trabajadora objeto del capital industrializado, lo que comía en muchas ocasiones son las comidas chatarras o “fast foods”, comidas rápidas, comidas congeladas por la falta de tiempo. Para ellos lo importante es el trabajo, la comida no es importante o no se le da importancia. El capitalismo industrial nos llevó a comer en Fast Foods, siendo el trabajo más importante, que nuestro propio cuerpo y el nutrirnos. En mi caso personal, cuando pequeña, mi mamá trabajaba mucho y lo que comíamos muchas veces era Wendy’s, Mc Donald’s, Burger King, KFC, Church’s y los llamados “lean cuisine”; comidas procesadas. Esta fue mi realidad y es la de muchos actualmente. Curiosamente mis tías y abuelas aun cuando no trabajaban, tampoco le daban la importancia al cuerpo, ni al comer. Mi mamá, la menor de sus hermanas, a diferencia de ellas, entre los 30 a 40 años empezó a hacer ejercicios, dándole importancia al cuerpo por salud y estética. Sin embargo, la comida tampoco era tan importante para ella.

Por otro lado en la cultura de las dietas se le da importancia al cuerpo, pero no es a los cuerpos de cualquiera de nosotras; sino aquel cuerpo “fit”, el cuerpo de la modelo, el cuerpo fuerte, un sólo cuerpo, el cuerpo delgado, el cuerpo perfecto. Para lograr tener ese cuerpo tienes que hacer mucho ejercicio y sobre todo hacer dieta. Una dieta, donde el comer poco, reducir grasas y calorías logrará el cuerpo perfecto. Se puso de moda que todo tenía que ser “light” o de dieta.

Aun cuando existe un movimiento llamando a la necesidad de volver a alimentarnos y a nutrirnos con alimentos reales, el hecho es que los fast foods siguen predominando en la alimentación de la mayoría. Entre la cultura de las dietas y la falta de tiempo, hemos caído en no darle la prioridad a nutrirnos y alimentarnos.

El entendido que ha predominado de que el no comer, es sinónimo de ser flaco y tener el cuerpo perfecto, ha creado un problema serio; nos hemos acostumbrado a aguantar el hambre. Cuando experimentamos hambre, y no comemos, al cuerpo literalmente se le acaba la gasolina, como a los carros. No tiene con qué funcionar, y entonces comienza a hacer shut down o apagarse. Se mantiene con lo único que tiene, la poca energía que tiene. Entonces reacciona como si estuviera literalmente en estado de sobrevivencia. La respuesta ante la sobrevivencia, nos causa stress, con esto se activa el cortisol en nuestro cuerpo y comenzamos a inflamarnos. Autores de la medicina alternativa como Mark Hyman (2016), Donna Gates y Marc David, sostienen que el stress al producir cortisol, el cuerpo se inflama, no logrando que la persona baje de peso. En ese momento en el cual hemos estado muchas horas sin comer, ante el sentido de emergencia y stress que esto nos provoca, muchas veces nos enfrentamos a no tomar decisiones inteligentes. De ahí es que nos damos los famosos atracones, o comemos alimentos que no tienen la mejor calidad nutricional como los Snickers, Cheetos, Lay’s, Coca Cola, Oreo, etc.

Sin embargo, en este artículo lo que propongo es que, si es necesario fomentar tanto en nosotras como en nuestra familia, que el comer, el hambre y la comida son importantes. Es necesario cambiar esa mentalidad de que existen otras cosas más importantes que nuestro cuerpo. El cuerpo hay que nutrirlo, entre otras cosas con comida. Comparto estos 5 pasos que te ayudarán a que dejes de aguantar el hambre y sentirte bien durante el día.

Como Lidiar con tu Hambre: 5 Pasos

#coachenpsicologiadelaalimentacion #hambre #malhumor #cuerpo #cuerpofit #pasos #stress #cortisol #inflamacion #comida

92 vistas0 comentarios